Seleccionar página

Dieta Vegetariana

Si quieres mejorar tu salud en este artículo te invitamos a que pruebes la dieta vegetariana. Es importante entender que ser vegetariano es un estilo de vida.

Principalmente hay que aclarar que hacer una dieta vegetariana no significara que eliminarás las proteínas de tu menú, pues existen diferentes grupos de la misma tanto en fruta, verduras y granos. Es decir, tú cuerpo pasará por la transformación de evitar el consumo de hierro y vitaminas D y B12 que sean generadas por los animales. En la actualidad, este estilo de vida se ha vuelto muy frecuente en las personas, y, aunque para muchos sea inútil o aburrido, para otros resulta la mejor manera de mantener un organismo sano.

Más allá de realizarse por moda o tendencia, la verdad es que ser vegetariano ayuda mucho a eliminar toxinas e impurezas del cuerpo, pues los nutrientes que le otorgamos al cuerpo son netamente vegetales, los frutos secos y la soja. Por ende las posibilidades de enfermedades de colesterol, obesidad y otras disminuyen pero aumenta el bienestar del organismo.

Si a beneficios nos referimos, la dieta vegetariana nos ofrece muchos, entre ellos está la pérdida de peso de manera natural sin consecuencias o trastornos alimenticios. Al evitar el consumo de carne también estas negándole a tu cuerpo calorías dañinas que descontrolan tu peso ideal. Sin embargo, debes enfocarte en realizar la dieta de manera correcta para que puedas ver resultados, pues las galletas y panes también son alimentos altos en calorías, por ello es recomendable consumirlos sólo si son integrales.

Como ya hemos mencionado, la función de ser vegetariano se centra en consumir  los vegetales que le aporten todos los nutrientes necesarios a nuestro cuerpo. Si realizas la dieta y eliminas de tu vida la carne pero no agregas frutas, verduras, cereales integrales, legumbres, vitaminas, fibra, tofu y soja puedes correr el riesgo de enfermarte. Recuerda que nuestra alimentación es el  motor de nuestro organismo, por eso debe ser adecuada.

Además de ser “lo que comemos” somos “lo que hacemos”. Al igual que toda dieta, cuando elijes convertirte en vegetariano debes realizar una rutina de ejercicio, debemos liberar nuestro cuerpo de las grasas obtenidas por la proteína animal, pues si no quemas esas toxinas estarás propenso al mal funcionamiento de la presión arterial, es decir , “problemas con el colesterol” que pueden detonar padecimientos cardiacos o enfermedades como cáncer, diabetes y otras.

En el cuadro nutricional para las dietas vegetarianas, las hortalizas y legumbres más recomendadas con los pimentones, sobretodo el rojo. También tienen como ingrediente principal de muchos de sus platillos para desayunar la chía, este fruto le aporta energía al cuerpo. No obstante, el almuerzo lo puedes acompañar de  granos (lentejas, caraotas, garbanzos) por su alto contenido de proteína. Asimismo la cena puede estar compuesta por cereales integrales, los cuales actúan como buenos digestivos por su alto compuesto en fibra.

Además esta dieta funciona perfectamente en los niños; sus  vitaminas, minerales, fibras y antioxidantes actúan de forma positiva en los sistemas digestivos.